top of page

Cliserio Reyes el joven MEXICANO que se aferro a volar a 12 mil pies de altura, montando a un avión.

Actualizado: 20 abr 2023


El arriesgado chico, oriundo de Torreón, respondía al nombre de Cliserio Reyes. Un día, su fascinación por el vuelo lo llevó a subirse a la parte externa de un avión DC-3, y aquí en HGS Agencia te contamos su historia.


Parece que Cliserio estaba llevando a cabo sus primeras prácticas de vuelo, financiadas ya sea por Pedro Infante o por la comunidad aeronáutica de Torreón.  Todo parece indicar que Cliserio estaba recibiendo su primer entrenamiento en vuelo, y se cree que pudo haber sido costeado por Pedro Infante o por miembros de la comunidad aeronáutica de Torreón.
Parece que Cliserio estaba llevando a cabo sus primeras prácticas de vuelo, financiadas ya sea por Pedro Infante o por la comunidad aeronáutica de Torreón. Todo parece indicar que Cliserio estaba recibiendo su primer entrenamiento en vuelo, y se cree que pudo haber sido costeado por Pedro Infante o por miembros de la comunidad aeronáutica de Torreón.

Desde antes de cumplir los 17 años, el joven Cliserio se imaginaba dormido las montañas, caminos, casas y personas vistas desde las alturas, tal como lo hace un águila al planear con las alas extendidas.

Es probable que su pasión por volar se haya despertado cuando, desde las tierras de cultivo de su padre, contemplaba los primeros aviones despegar desde el Aeropuerto de Torreón, recién inaugurado en aquellos tiempos.


Fue en octubre de 1950 cuando toda esa imaginación, propia de un adolescente aún en pleno desarrollo, se convirtió en una idea audaz: volar por primera vez en su vida agarrado al ala de uno de los aviones que llegaban y partían diariamente de aquella pista cercana a él, sin que el piloto o ningún adulto se diera cuenta. Escogió el 8 de ese mes y año para llevar a cabo su osadía mortal.


En el Aeropuerto de Torreón se encontraba uno de los aviones de LAMSA.  En la terminal aérea de Torreón, se podía apreciar la presencia de uno de los aviones pertenecientes a LAMSA.
En el Aeropuerto de Torreón se encontraba uno de los aviones de LAMSA. En la terminal aérea de Torreón, se podía apreciar la presencia de uno de los aviones pertenecientes a LAMSA.
El día en que Cliserio Reyes se convirtió en "El Ícaro lagunero"

Llegado el día, se internó entre la maleza hasta llegar a la verja que separaba los terrenos agrestes con la pista del Aeropuerto de Torreón, el cual apenas llevaba cuatro años de haber sido inaugurado.


Buscó un pequeño recoveco en la cerca y allí aguardó por horas, esperando a que se dieran las condiciones perfectas: el avión adecuado, el momento exacto de distracción de los pilotos y la desconexión momentánea de esa parte del cerebro que nos detiene para preservar nuestra existencia.


Cliserio Reyes el joven MEXICANO que se aferro a volar a 12 mil pies de altura, montando a un avión.
Cliserio Reyes el joven MEXICANO que se aferro a volar a 12 mil pies de altura, montando a un avión.

Los tres factores se dieron cita casi a medianoche, cuando Cliserio Reyes vio encender las hélices de un Douglas DC-3 en la pista 12. Era su oportunidad, ya que por lo general los despegues se realizaban desde la pista 30. Pensó: "Este es mi momento" y, de un salto, llegó al plano de control derecho pegado al timón, conocido popularmente como la "cola del avión".


Así fue como el joven Cliserio Reyes se aferró con todas sus fuerzas a la parte trasera de aquel majestuoso avión fabricado en Estados Unidos.

El cual transportaba en su interior a una veintena de diputados mexicanos federales en su camino hacia la Ciudad de México. La aeronave pertenecía a Líneas Aéreas Mineras S.A. (LAMSA) y era pilotada por el legendario capitán mexicano Jorge Guzmán Lavat, quien no había dejado la Real Fuerza Aérea Canadiense hacía muchos años.


Las primeras señales de problemas en el avión comenzaron con un sonido fuerte de despegue.

Durante la primera fase del vuelo, el capitán notó una vibración leve pero aparentemente normal en sus manos, por lo que no le dio mucha importancia. Sin embargo, cuando aceleró y ya habían recorrido cerca de 300 kilómetros, la vibración se intensificó. Su experiencia le dijo que algo andaba mal, por lo que decidió regresar y aterrizar de nuevo en el Aeropuerto de Torreón.



Las primeras señales de problemas en el avión comenzaron con un sonido fuerte de despegue.
Las primeras señales de problemas en el avión comenzaron con un sonido fuerte de despegue.

El viraje de regreso fue a la izquierda, una decisión que resultaría crucial, pero eso se explicaría más adelante.


El niño Cliserio agarrado con uñas y dientes al ala del avión Una vez en tierra, Jorge Guzmán Lavat salió del avión y fue recibido por el personal de LAMSA que ya lo esperaba en la pista para ver qué había sucedido.


Con linternas en las manos, comenzaron a inspeccionar cada parte del DC-3 y fue así como encontraron al adolescente Cliserio Reyes en la cola del avión, entumecido, aturdido, asustado, pero aferrado al ala. El viraje a la izquierda le había salvado la vida gracias a la inercia, un milagro por decir lo menos.


Cliserio fue depositado en el suelo casi inconsciente, sin poder escuchar nada. Despertó por los gritos de los mecánicos, varios pilotos, policías y hasta diputados que se habían acercado para escuchar la increíble historia: un menor de edad que sobrevivió aferrado a un avión que alcanzó los 12 mil pies de altura y 59 minutos de vuelo.


¿Cliserio ayudado por Pedro Infante?

Un poco más consciente, le dijeron que sería llevado a prisión porque LAMSA presentaría cargos en su contra. Pero lo que quizá le daba más miedo era enfrentar a su padre, quien probablemente le tenía preparada una severa tunda por ponerse en riesgo de ese modo.


Después de esto, las cosas que ocurrieron no están muy claras. Algunos dicen que Pedro Infante, el actor enamorado de pilotar aviones, se enteró del caso de Cliserio y le pagó un curso para convertirse en piloto, mientras que otros aseguran que fueron los miembros de la comunidad aeronáutica de la Laguna quienes realmente lo ayudaron.



Cliserio Reyes (a la izquierda) posando orgullosamente junto a su socio de negocios, tras el lanzamiento oficial de Aerolíneas Mexicanas Unidos S.A. de C.V., la nueva aerolínea que fundaron juntos.
Cliserio Reyes (a la izquierda) posando orgullosamente junto a su socio de negocios, tras el lanzamiento oficial de Aerolíneas Mexicanas Unidos S.A. de C.V., la nueva aerolínea que fundaron juntos.

El sueño cumplido de Cliserio Reyes Sea como sea, este adolescente de 17 años logró hacer realidad su sueño de convertirse en piloto profesional.

Primero se dedicó a la fumigación y luego fundó su propia aerolínea, llamada Servicios Aéreos Reyes Román S.A., prestando sus servicios a la Secretaría de Recursos Hidráulicos y volando también numerosas aeronaves privadas.


La historia de Cliserio Reyes sigue siendo contada por los trabajadores del Aeropuerto Internacional Francisco Sarabia de Torreón como un evento que marcó el inicio de esta central aérea.




123 visualizaciones1 comentario

1 comentário


Ralph Play
Ralph Play
22 de abr. de 2023

Increíble HAZAÑA

Curtir
bottom of page